Texto

VETAS CINÉTICAS

Con la minuciosidad de un artesano y la curiosidad de un creador Miguel Grillo intenta liberar el alma de la madera.

Su indagación en el misterio de las matemáticas, explorando formas y patrones de repetición, lo lleva a proyectar, desde el camino de la veta de la madera, arcadas metálicas que van definiendo formas que se hacen vivas al desplazamiento del observador.

A la espera de un resultado un tanto azaroso, Grillo va perforando centímetro a centímetro, con atinada exactitud, los filones de la madera elegida, rendijas por donde se escaparán -centímetro a centímetro- fuerzas que irán generando ligeros torbellinos o túneles envolventes, dejando permear una energía que sólo el espectador captará.

De esta manera, el alma despojada se esconde entre líneas y encontrará en una geografía, propia en cada obra, pasajes con orificios de salida que el mismo artista descubrirá al antojo de la huella de las estrías.

La profundidad que ofrece el movimiento en la oquedad nos ofrece la visual del fluir de una vena en movimiento, en una suerte de topografía que devela las sinuosidades de la vida.

La obra, entonces, vibra en armonía junto con el que la observa, obligándolo a percibirse a si mismo como parte del ritmo que mueve el interior de la naturaleza.

Mariela Provenzali

Agosto 2009

Anuncios




A %d blogueros les gusta esto: